Aceite, vinagre y sal son la base. Viene bien la pimienta, el perejil, el huevo duro, el pimiento, la cebolla, el tomate, incluso la mostaza y las hierbas aromáticas.

Consiste en la mezcla de aceite y vinagre, en la proporción de 1 parte de vinagre por 3 de aceite, y  sazonarlo con sal. Ahí es cuando ya podéis añadir el resto de los ingredientes o alguno de ellos.

Va estupendo con los espárragos (si no son espléndidos), los mejillones al vapor y ya se os ocurrirán más cosas.

Si le ponéis todos los ingredientes (sin la mostaza) llegáis al Salpicón, que con unos marisquitos queda de maravilla.