• 500 grs. de muslo o pechuga en trozos, sin piel.
  • Medio litro de vino blanco.
  • 1 cebolla mediana.
  • 2 zanahorias.
  • 1 puerro.
  • 1 penca de apio (opcional).
  • 1 cucharada colmada de harina.
  • 2 tomates medianos, pelados y troceados.
  • Aceite, sal y pimienta.

La carne deberá estar troceada en dados de unos 2 cms. de grosor. Si queréis la doráis, pero queda igual de buena y tierna sin hacerlo.

Picáis el apio, la cebolla, las zanahorias (peladas) y el puerro, en trozos no muy pequeños. En un puchero de 22×12 calentáis 4 cucharadas de aceite. Echáis las verduras y las hierbas que hayáis decidido y lo sofréis a fuego lento unos minutos. Agregáis la carne y la harina y lo removéis con cuchara de palo. Es el momento de añadir la bebida elegida y los tomates (pueden ser de lata). Sazonad con sal y tapado que cueza despacito durante el tiempo que os diré para cada tipo de carne.

Tiempo de cocción: 1 hora y media a fuego lento.