Calculamos para 4 personas.
  • Salsa bechamel (la receta viene en el apartado de salsas, pero os pondré una pequeña variación, que me parece que queda mejor).
  • 200 gs. de espinacas congeladas y picadas.
  • Aceite y sal.

En un puchero pequeño ponéis agua hervir con 4 pellizcos de sal y un chorrito de aceite. Cuando empiece a hervir le añadís las espinacas y cuando vuelva a empezar el hervor las mantenéis como unos 10 ó 15 minutos.

La pequeña variación consiste en hacer un poco más espesa de lo normal la bechamel y aclararla con agua (ya veréis cómo la queréis de espesa) de cocer las espinacas. Le añadís las espinacas escurridas y a pasarlo muy bien con la batidora. No debe quedar ni rastro de las hojas, así que empeñaros en batirla bien.