• 300 grs. de higaditos.
  • Media cebolla grande.
  • Una copa de coñac.
  • Aceite y sal.

Sofreís la cebolla troceada a fuego suave. Subís el fuego y echáis los higaditos (protegeros con una tapa). Un poco de sal y los revolvéis con cuchara de palo. Bajáis el fuego y le añadís el coñac. Los removéis y les añadís un poco de agua. Un movimiento de vez en cuando y en 15 minutos, más o menos, están. Acompañados con pimientos del piquillo están buenísimos.