• 300 grms. de queso Philadelphia.
  • Medio litro de leche (se puede hacer con nata, pero es más fuerte y tiene muchas calorías. Le podéis añadir medio brik de los pequeños, que eso si le viene bien).
  • 2 cucharadas de azúcar.
  • 1 sobre de gelatina de limón.
  • Un paquete de sobaos.

Batir primero la nata y añadís el queso y el azúcar, para seguir batiendo todo junto, hasta conseguir una crema homogénea. Disolvéis la gelatina en un poco de agua y la añadís a la crema revolviéndola o pasándole un poco la minipimer.

Cubrís un molde con los sobaos partidos por la mitad, o sea, más finitos, y le añadís la mezcla. 8 horas a la nevera y buen postre a la vez que consistente.