Un bolsa, o las que sean necesarias según los que vayáis a ser, de panecillos precocinados. Los hay de dos tamaños (también de barra) y depende del trabajo que os queráis tomar, hacéis la elección.

Chorizo de vela, es más fácil de cortar las porciones que hay que meter en los panes. Éstas las cortáis según el tamaño del pan, calculando que queden bien metidas dentro de él. Calculáis el largo y ese trozo lo partís por la mitad y si es necesario la partís también por la mitad para que entre perfectamente en el pan.

Con un cuchillo de buena punta y bien afilado abrís una rajita en un lateral y por allí metéis el trozo de chorizo y apretáis un poco el pan, para que quede bien sujeto.

En el horno calentado a 150 gds. los ponéis sobre la bandeja (os aconsejo que la cubráis siempre con papel de aluminio) y en unos  6 minutos le encendéis también el grill, para que se tuesten un poco por encima. Con dos minutos basta, aunque lo podéis vigilar un poco, para que no se pasen.