• Aceite, vinagre, sal y azúcar, como el respirar.
  • Tarritos: perejil, ajo, pimientas (blanca y negra, molidas), cayena o guindillas picantes.
  • Pimentón dulce y si os gusta, picante.
  • Harina de trigo, harina preparada para freir pescado (sobre todo los pequeños), pan rallado (que sea de panadería, no se puede comparar), puré de patatas en copos.
  • Mantequilla o margarina (siempre de aceite de oliva o girasol, que la vegetal puede ser de cacahuete o cualquier variante, que no es muy sano). Este consejo es siempre aplicable a las latas en conserva; lo mejor aceite de oliva.
  • Avecrem.
  • Bovril de carne.
  • Salsa Lea&Perrins.
  • Canela molida.
  • Levadura Royal.
  • Cajas de sofrito congelado y cebolla troceada (para salsas, si no tenéis fresca en ese momento soluciona el problema).
  • Diversas materias, según vuestros gustos, como orégano,    laurel, cominos (muy bueno añadir en alubias y garbanzos, porque ayuda en la digestión), clavos y las especias que os gusten.