• 1 vaso grande de agua caliente.
  • 1 sobre de gelatina Royal de limón.
  • Una caja de queso Philadelphia de 200 gms.
  • 2 briks pequeños de nata.

Mezcláis todos los elementos con la batidora, lo ponéis en un molde y al frigorífico.