Lo primero que tenéis que hacer es preparar los macarrones siguiendo su respectiva receta, que podéis encontrar aquí: macarrones y tiburones.

Una vez cocidos los macarrones los guardáis en una fuente honda de horno tapados y hacéis una bechamel (mirad en salsas) no muy espesa. En una sartén de unos 15 cms. de base derretís dos cucharadas de margarina y en ella freís a fuego no muy fuerte 75 o 100 gms. de bacon (como medio sobre) en trozos de un dedo de ancho. Cuando esté un poco dorado lo echáis sobre los macarrones y lo revolvéis. Es el momento de añadir la bechamel (la receta está aquí) y revolver de nuevo para que esté bien mezclado. Lo espolvoreáis con queso rallado y al horno precalentado a 180 grados en grill. Que se tueste un poco y a comer.