Calentad el horno a 200 grados. Así, cuando la mezcla esté hecha estará preparado para meterla.

  • Cuatro huevos.
  • Cuatro cucharadas de azúcar.
  • Una cucharada de canela molida.
  • Medio litro de leche.
  • Ralladura de limón.

Mezcladlo todo bien con la batidora en un vaso  grande de plástico. Lo ponéis en una flanera rectangular de 26x10x6 cms. Largo, ancho y alto, previamente untada, y bien, con mantequilla. La flanera la ponéis sobre una fuente de horno con dos y tres dedos de agua (queda mejor haciéndolo al baño maría) y lo metéis al horno una media hora. Para saber si está bien cuajada, antes de sacarla, la pincháis con un cuchillo o con un pincho metálico en el centro y si sale seco, ya está. De lo contrario, vuelta a cerrar el horno y esperáis cinco o diez minutos más, probáis otra vez y esperemos que ya salga seco. La sacáis del horno y la dejáis enfriar para desmoldarla, en una fuente ovalada. Al frigorífico y veréis que buena sale.