De pimientos del piquillo.

  • Un tarro o una lata de pimientos de 300 gms.
  • 2 huevos.
  • Cuarto de litro de leche.
  • 50 ml. de nata.
  • Sal.

Poned los huevos, la leche y la nata en un vaso grande de mezclar, con unos 150 gms. de pimientos, tres pellizcos de sal y a batirlo bien, hasta que se quede sin ningún trocito de pimiento.

Para la primera vez os recomiendo hacer una cantidad con moldes pequeños. Untáis con mantequilla dos moldes de 12 de diámetro superior, 6 inferior y 8 de altura  y vertéis la mezcla. Lo metéis al horno,  previamente calentado a 180 grados, al baño maría y lo tenéis 30 minutos. Antes de sacarlo pincháis con un cuchillo o con otro utensilio de punta fina y si sale seco ya está hecho. De lo contrario lo mantenéis unos cinco minutos más y volvéis a probar con el pincho. Lo dejáis hasta que esté frío para desmoldarlo. Es posible que os tengáis que ayudar pasando un cuchillo fino por los laterales, porque se suele quedar algo pegado.