Poned a calentar el horno a 200 grados.

  • Medio litro de leche.
  • 5 huevos. 50 gms. de cacao negro (cuanto más puro es, mejor sale).
  • 100 gms. de azúcar (depende de lo dulce que os guste).
  • 200 mls. de nata (un brik pequeño).
  • Mantequilla para el molde.

El molde para este flan es mejor redondo, de 16 cms. de diámetro por 8 de altura.

Mezclar con la batidora en un vaso grande de batir, mejor con la leche templada, y lo ponéis en el molde bien untado con la mantequilla y el molde en una fuente honda de horno con dos o tres dedos de agua (al baño maría). El horno ya estará caliente, así que tres cuartos de hora dentro y luego a probar con un cuchillo o pincho metálico pinchando en el centro para ver si sale seco y sacarlo o dejarlo en el horno unos minutos más, hasta que salga seco y ya está. Lo dejáis enfriar para desmoldarlo y luego al frigorífico.