• Medio kilo de patatas medianas.
  • Sal.
  • Aceite.

Pelas las patatas y las cueces en un puchero con agua hirviendo con sal unos 10 o 15 minutos. Las escurres y que reposen unos minutos para que se enfríen un poco. Las cortas en rodajas de 1 cm. y las colocas cubriendo la fuente donde has puesto el estofado. Las riegas con un poco de aceite. Sal y si te apetece un poco de pimienta. Lo metes al horno precalentado a 180º unos 30 minutos,  que las patatas ya estarán doradas.