Orden, método y organización. Es el mejor sistema para trabajar menos.

  1. Pensad lo que vais a cocinar. Hay veces que sólo tendréis que hacer una cosa, pero muchas veces podéis aprovechar un tiempo libre y hacer varias cosas a la vez, de las que se conservan, para días siguientes. Ahorráis tiempo y sólo os dedicáis a cocinar, porque irse a hacer otra cosa mientras se cocina, a lo que suele llevar es a fastidiar la comida. Hay que estar en lo que se celebra para no perder tiempo y dinero.
  2. Sacad todos los utensilios y condimentos que vais a necesitar.
  3. En la encimera, junto a la cocina, ponéis un trozo de papel de aluminio para ir dejando encima los tenedores, cucharas, batidora…, lo que vayáis a usar y así, al terminar, se tira el papel y la encimera está limpia.
  4. Cada vez que terminéis con un producto o un utensilio lo guardáis en su sitio o lo metéis en el lavaplatos. Limpiad lo que manchéis o lo que salpique lo que estáis cocinando. Es la única forma de que al terminar cualquier cosa para dos o tres personas no parezca que habéis cocinado para un batallón. Os alegrará ver que al terminar está todo casi como al empezar.